Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2014

The Wild Bunch: la metáfora del crepúsculo

¿Qué se siente, que te paguen por estar ahí sentado y contratar a otros para que maten siempre respaldados por la ley. Qué se siente dirigir la casa legalizada del hombre? Deke Thornton. La pandilla Salvaje (1969)

A lo largo de la historia hemos visto cómo cada cultura o civilización ha necesitado crearse historias épicas y un origen para explicar su situación en el mundo. Así, han surgido increíbles historias sobre héroes, dioses y aventuras que crean un universo cultural del cual asirse. El caso del cine western funge de un modo similar a estas historias, para el caso de Estados Unidos. En éste hay elementos que funcionan para crear cierta identidad nacional, como los personajes, los bandos, los paisajes y la época histórica, pero sobre todo las dualidades que según Wright refuerzan el orden social.[1]
El western se creó con el inicio del cine, ya desde el corto filme del Robo y asalto a un tren (1903) de Edwin S. Porter. Ahí se pudo vislumbrar que el viejo oeste, los caballos, los ban…

La delgada línea entre la vida pública y la privada: Comentarios sobre Una Giornata Particolare

Al ver una película o cualquier obra de arte es un tanto difícil deshacerse de ciertas ideas preconcebidas y mantener un tono objetivo al emitir una crítica u opinión de ella. En el caso de Una Giornata Particolare del italiano Ettore Escola se vuelve un poco más difícil, pues se trata de una narración, aunque ficticia, histórica y con elementos tomados de una etapa en la que Italia se vio inmersa: el fascismo. Es difícil no verla desde un punto de vista actual, e imposible no hacer comparaciones entre la vida de esa década y aspectos que aún permean en nuestra sociedad contemporánea y que sin embargo no están subyugados al fascismo. Me refiero a la situación de desventaja y represión de ciertos grupos o personas, como la de la mujer o la de los homosexuales.
Si bien, la película de Scola retrata una historia general, ésta es contada desde lo particular de la vida de dos personajes solitarios, que representan estos dos grupos en la sociedad que se han visto marginados y rechazados en m…

La búsqueda del silencio en la película Trois Couleurs: Bleu

Muchas películas otorgan un valor más elevado a la historia que se narra, las imágenes, la música y los sonidos en general. Sin embargo, hay autores que invitan a poner atención allá donde generalmente nuestro oído y vista pasan desapercibidos. Casi siempre estamos atentos a lo que se dice, a lo que se oye, pero es menos nuestra atención a lo que no se dice (hablando de personajes)ni se oye, pero que significa y dice a veces más que un diálogo.

A pesar de ser una historia simple, en cuanto a argumento, la película Trois Couleurs: Bleu, que dirige Krzystof Kieslowski, resulta compleja en cuanto a la forma de narrar lo que se ve y lo que se oye. La incorporación simbólica del color azul en diferentes planos, el paralelismo de la música y la imagen, además de la actuación de la protagonista hacen muy especial esta película. Pero además hay un aspecto que no se debe pasar por alto: el silencio, como un recurso narrativo y lleno de cualidad significante.




El silencio, tal vez, se relacione m…

Comentario sobre la película Un tranvía llamado Deseo (1951)

El erotismo es una infracción a la regla de las prohibiciones:  es una actividad humana. Ahora bien, aunque esa actividad empiece allí  donde acaba  el animal, lo animal es menos su fundamento. Georges Bataille

El 25 de marzo de 1952, Alejo Carpentier publica en El Nacional de Caracas un artículo de opinión sobre la película Un tranvía llamado Deseo, que se estrenó en septiembre de 1951 en Estados Unidos. En el texto comenta que al salir de la sala de cine sintió un gran alivio porque la película le pareció demasiado moralista. De hecho, el artículo se titula “Tennesse Williams, moralista”. Alejo Carpentier rechaza en cualquier obra artística el sentido moral del autor que la impregna. Más reciente, otras críticas o comentarios señalan que la obra de Tennesse Williams, autor de Un tranvía llamado Deseo que posteriormente fue llevada al cine por Elia Kazan, es demasiado moralista, en el sentido de que hay un castigo a los personajes que se “portan mal”. 




El caso particular al que se referí…