Ir al contenido principal

'Macbeth', retrato de pasiones en William Shakespeare


La tragedia de Macbeth detalla las pasiones del ser humano en un mundo regido por el deseo de poder. La ambición de Lady Macbeth desatará sucesos funestos.
En palabras de Millares Carlo, Shakespeare "profundizó como pocos los misterios del alma humana, y creó en su teatro, esmaltado de bellísimos pensamientos, figuras inmortales y llenas de originalidad, que reflejan las pasiones del hombre".

Es así como en Macbeth, sus personajes principales Lady Macbeth y Macbeth, se representan desde sus más bajas pasiones, que por la ambición se logran, en este caso el homicidio. Se llega hasta este punto por querer todo el poder y no importan los lazos familiares con tal de lograr los objetivos.

El dualismo característico del Renacimiento

En la obra de William Shakespeare hay un dualismo característico del Renacimiento: la excesiva alegría de vivir, mezclada con una extraña melancolía, pero ¿cuál es la causa de esta melancolía?

Es la consecuencia de la insaciable curiosidad del hombre renacentista, que no le deja interesarse con el rigor de la Edad Media, sino que lo obliga a investigar más allá, y se encuentra pronto con problemas complicados.

Las pasiones en "Macbeth" de Shakespeare

Shakespeare se preocupaba profundamente por este problema, y sus inmortales tragedias son el producto de esta obsesión. Todas las pasiones humanas se representan en estas tragedias, el embrollo que pueden causar; pero la idea fundamental es siempre el desarrollo lógico de la causa y sus consecuencias.

Una de las más famosas figuras del mundo dramático, no solamente shakesperiano sino de toda la literatura universal es Lady Macbeth. Es uno de los perfiles más fuerte de la figura de mujer en toda la historia de la literatura.

En ella hay una terrible personificación de malignas pasiones y poderes ilimitados; pero la conciencia es más fuerte que todas las pasiones y poderes. La tragedia de su vida es que su conciencia no despierta sino hasta después del crimen.

La ambición en Lady Macbeth

Hay dos motivos dominantes en su vida: su ambición y el amor por su marido, pasiones inseparablemente unidas. Ella ama y admira a su esposo, está convencida de que él, quien es de sangre real y de valor indomable, debía ocupar el trono en lugar de su primo Duncan.

Macbeth también es ambicioso. Desea poseer la corona, pero no tiene valor para cometer un crimen para obtenerla. Lady Macbeth comparte la confianza de su marido en sus más secretos deseos y sus planes más atrevidos.

La ambición de él se ha transformado de tal manera en suya, que cuando él duda es ella quien lo impulsa. Sabe muy bien que él temerá en el momento decisivo, y se convierte en verdadero monstruo cuando le persuade, con fría crueldad, a matar a su primo en la misma noche que éste duerme confiadamente bajo su techo.

William Shakespeare la hace aparecer débil en el momento más sórdido: es cuando su corazón femenino la traiciona al momento de entrar con la daga en su mano en la recámara del rey. La víctima se aparece a su padre en el sueño, y ella no puede cometer el crimen.

Cuando su marido entra con la daga ensangrentada ella se domina y aparentemente está tranquila. Ya lo atormenta a él su vivaz imaginación: “Me pareció oír una voz que gritaba: ¡No dormirás más! ¡Macbeth ha asesinado al sueño! ¡Glamis ha asesinado el sueño, y por tanto, Cawdor no dormirá más!”

Maldición de Macbeth y Lady Macbeth

Esta maldición terrible que arruinará la felicidad y los nervios de los dos, y que finalmente, acabará con ellos, hace estremecerse también a Lady Macbeth. Pero todavía refrena los nervios, creyendo que “un poco de agua nos lavará de esta acción.

Muy pronto se tendrá que convencer que el crimen no se borra tan fácilmente. Macbeth, perseguido por su conciencia, es poseído de miedo y mata a un hombre tras otro, sospechando siempre de su traición.

Ya no consulta a su esposa, parece haberla olvidado enteramente dentro de sus grandes preocupaciones. En su presencia ella demuestra confianza, tratando en balde de inspirarlo con su propia fuerza. Y cuando él por su rara conducta atrae la sospecha de los cortesanos, con gran sutileza ella logra distraerlos.

Cuando está sola, sin embargo, Lady Macbeth da libre curso a sus negros pensamientos. Son reyes los dos y tienen todo el poder codiciado, pero no pueden dormir. Los remordimientos los mantienen despiertos y el miedo induce al rey a nuevos crímenes, alejándole más y más de su mujer, pues ella ya no quiere ver más sangre.

El remordimiento agregado a la convicción de futilidad de su crimen, va mirando el dominio de sí misma. En la escena en que ella habla dormida, todos sus sentidos sobreexcitados, todos los pensamientos que pesan sobre ella finalmente salen de su cerebro torturado.

La condena de Lady Macbeth

El conocimiento de las intenciones homicidas de su marido la enloquece. Le había parecido tan fácil lavar la sangre con sus manos. Hela allí nuevamente. Esto la atormenta, pero por más que se lave las manos, la sangre no desaparece.

William Shakespeare no condena a Lady Macbeth. La comprende demasiado, compadece a la infeliz mujer cuyas pasiones la han cegado y arruinado para vivir en el infierno de sus propios sentimientos. Ella ha matado y muere loca de remordimientos.

Retrato de bajas pasiones en "Macbeth"

Hombres o mujeres son para Shakespeare seres humanos que representan la vida con toda su alegría y todo su dolor, que viven bajo una ley inexorable que exige cuenta de sus acciones así como de sus pensamientos, y que se cumplen sin remedio. Shakespeare conoce muy bien los defectos y virtudes, así como las debilidades de la mujer.

Esta obra que por muchos es concebida como un drama de terror, llena de misterio por la participación de las brujas que presagian el motivo por el cual todo comienza, el reinado de Macbeth, es el reflejo de un pensamiento que deja ver las pasiones humanas y que destaca la importancia del hombre, de cierta manera una visión humanista, una perspectiva del hombre en Shakespeare muy apropiada para su época.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Escribir versos ¿Cómo escribir poesía?

No existen fórmulas oficiales para escribir versos o un poema pero sí ejercicios para desarrollar la imaginación y creación de versos a partir de palabras.
Todos los oficios requieren de ensayar y practicar una y otra vez con lo que se trabaja para que el resultado final sea como cada quien lo quiere. Para ello también es importante descubrir cuál es el fin que se persigue, por ejemplo si se quiere ser el mejor en el oficio que se practica, tener reconocimiento de la comunidad a la que se pertenece, mejorar la economía personal, etc.

El oficio de la escritura, como todos los demás, requiere de mucha práctica y de un plus, que es la lectura. Si se habla específicamente de la poesía, conlleva una mayor dificultad, pues este género puede o no gustar a muchos, por lo que el poeta o escritor tendrá que buscar a sus propios lectores.

Qué es poesía y cómo escribir versos

Definir poesía en la actualidad es difícil. Las normas aceptadas para decir que algo es poesía son variables. Los concepto…

La literatura de terror: orígenes y autores

La literatura de terror, también llamada gótica, tiene como elementos esenciales y característicos la aparición de seres sobrenaturales. Existen muchos autores que han incursionado en este género añadiendo a la tradición literaria nuevos elementos, estructuras, formas y temas que convergen en un solo camino: el terror. Otra característica esencial es que infunden el miedo psicológico entre sus lectores.

El origen, adaptación de la mitología de los antiguos griegos

En sus orígenes, entre los pueblos de la Europa central y del norte, surgieron cierto tipo de narraciones, historias contadas de boca en boca y no plasmadas en el papel hasta el siglo XIII, sin tomar en cuenta el Libro de los muertos de la cultura egipcia, o el Libro de Enoch de los hebreos.

Estas narraciones adaptaban la mitología de los antiguos griegos al mundo en que eran expresadas, es así como surgieron las historias de vampiros, brujas y hombres lobo, entre otros seres fantásticos creados por una imaginación colectiva…

'La Mandrágora' de Maquiavelo: aspectos generales

Maquiavelo se infiltra en la burguesía, es el poeta satírico moderno, su crítica es hacia las clases sociales, ridiculiza a la ciencia y a la religión en La Mandrágora.
Según Jacques Pirenne, la ciudad de Florencia se considera como el centro político y cultural por excelencia hacia los siglos XV y XVI. Se encontró envuelta por las nuevas ideas que surgieron con el Renacimiento.

Contexto de Nicolás Maquiavelo

Durante la época aparecen personajes importantes que dan pie a una época moderna, entre ellos Nicolás Maquiavelo, cuya aportación más importante es en el aspecto político con su obra El Príncipe.

Sin embargo, no es lo único que logró, sino que diferente a lo que se plasma en esta obra, se encuentra una comedia titulada La Mandrágora. La época que le toca vivir es de transición donde antes la ideología y la forma de vivir giraban en torno a lo divino y luego cambia para que el hombre se considere el centro universal.

Obra y vida del autor de El Príncipe

En Maquiavelo se nota el anh…