Ir al contenido principal

"El milagro secreto" de Jorge Luis Borges: El problema del tiempo

La eternidad no pertenece al tiempo cronológico. "El milagro secreto" de Jorge Luis Borges da cuenta de ello.
La eternidad y con ella el problema del tiempo siempre fueron preocupación de Hladík, personaje principal de este cuento de Jorge Luis Borges, pero no es sino hasta que anuncian su muerte cuando vive de alguna manera la eternidad y sus implicaciones.

El anhelo de extender el tiempo

La muerte siempre está presente ya sea físicamente o en el pensamiento pero no el momento exacto en que se presenta, casi nunca se piensa en ella al menos que la hora esté latente, anunciada, como la de Hladík.

Con los días contados y el temor al fusilamiento surge el anhelo por extender el tiempo; saberse finito y que aún le quedan trabajos por concluir lo sumerge en el pavor.

Diferentes tiempos a la espera del fusilamiento

Para Hladík, el tiempo pasa muy rápido mientras espera. Su flecha sicológica no es paralela con la flecha termodinámica, también se puede ver que la “espera” como lo señala San Agustín está presente como distensión del alma para alargar el futuro, el final que es la muerte.

En ese transcurrir el personaje inventa y vive una y otra vez el momento de su fusilamiento en su imaginación, en esa pretensión de alargar el momento vive como eternamente un solo instante.

En los días que preceden al fusilamiento vive su inmortalidad, su invulnerabilidad a la muerte, gracias a su imaginación y al sueño.

El tiempo del sueño

Con el sueño representan diferentes tiempos en el relato: el que ocurre presente (la flecha termodinámica), el que ocurre en su pensamiento al imaginar las posibles formas de muerte (flecha sicológica) y el tiempo onírico, que lo lleva a cabo en el presente.

El tiempo del sueño y la imaginación no es el mismo de la realidad, los días que pasa en prisión no coinciden con el tiempo de la espera de la ejecución. Los sueños son como realidad y anunciaciones para el personaje.

Todas las reflexiones de él son acerca del tiempo y existe un juego paralelo con el tiempo que transcurre mientras reflexiona. El tiempo es una falacia y él mismo lo enfrenta.

Dios, dueño del tiempo

Con el deseo que tiene de alargar la espera (futuro) de manera alegórica, la figura de dios concede un lapso en el que por fin logra terminar su drama, pero ese año sólo ocurre en su conciencia, nuevamente las flechas del tiempo se separan.

El pensamiento es un detonante del tiempo, pues al percibir todo pausado excepto el pensamiento se da cuenta que el tiempo en realidad se detuvo, sin embargo se detuvo para él.

La figura de un dios dueño del tiempo permite que en la mente del personaje transcurra un año y así logre terminar su texto y la única herramienta que tiene para lograrlo es la memoria, sólo reteniendo las líneas en su memoria puede terminar el texto.

En este supuesto año, viéndolo de manera independiente, se pueden ver las tres facultades de la imaginación de San Agustín: la memoria, al borrar los versos sólo en su imaginación; la atención, en el momento en que queda ya terminado cada verso; la espera, cuando sabe que el año terminará y debe concluir su obra.

Cuestión de percepción en el cuento de Borges

Con este cuento se puede ver de manera evidente que el tiempo varía según la percepción: el tiempo de la espera (es como eterno y repetitivo, pues ocurren numerosas variantes de su muerte), el tiempo del sueño (que coincide con la alegoría de dios y que incide en su acción), el tiempo presente, el tiempo del la imaginación (a punto de fusilarlo pasa un año en su mente).

Todo ello con un contante cruce con el estudio de la eternidad que ya había hecho en su otro libro. En este sentido y alegóricamente el milagro secreto es concedido por dios que permite vivir o presenciar la eternidad como él lo había pensado ya, aunque después de su muerte quede nada.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Escribir versos ¿Cómo escribir poesía?

No existen fórmulas oficiales para escribir versos o un poema pero sí ejercicios para desarrollar la imaginación y creación de versos a partir de palabras.
Todos los oficios requieren de ensayar y practicar una y otra vez con lo que se trabaja para que el resultado final sea como cada quien lo quiere. Para ello también es importante descubrir cuál es el fin que se persigue, por ejemplo si se quiere ser el mejor en el oficio que se practica, tener reconocimiento de la comunidad a la que se pertenece, mejorar la economía personal, etc.

El oficio de la escritura, como todos los demás, requiere de mucha práctica y de un plus, que es la lectura. Si se habla específicamente de la poesía, conlleva una mayor dificultad, pues este género puede o no gustar a muchos, por lo que el poeta o escritor tendrá que buscar a sus propios lectores.

Qué es poesía y cómo escribir versos

Definir poesía en la actualidad es difícil. Las normas aceptadas para decir que algo es poesía son variables. Los concepto…

La literatura de terror: orígenes y autores

La literatura de terror, también llamada gótica, tiene como elementos esenciales y característicos la aparición de seres sobrenaturales. Existen muchos autores que han incursionado en este género añadiendo a la tradición literaria nuevos elementos, estructuras, formas y temas que convergen en un solo camino: el terror. Otra característica esencial es que infunden el miedo psicológico entre sus lectores.

El origen, adaptación de la mitología de los antiguos griegos

En sus orígenes, entre los pueblos de la Europa central y del norte, surgieron cierto tipo de narraciones, historias contadas de boca en boca y no plasmadas en el papel hasta el siglo XIII, sin tomar en cuenta el Libro de los muertos de la cultura egipcia, o el Libro de Enoch de los hebreos.

Estas narraciones adaptaban la mitología de los antiguos griegos al mundo en que eran expresadas, es así como surgieron las historias de vampiros, brujas y hombres lobo, entre otros seres fantásticos creados por una imaginación colectiva…

'La Mandrágora' de Maquiavelo: aspectos generales

Maquiavelo se infiltra en la burguesía, es el poeta satírico moderno, su crítica es hacia las clases sociales, ridiculiza a la ciencia y a la religión en La Mandrágora.
Según Jacques Pirenne, la ciudad de Florencia se considera como el centro político y cultural por excelencia hacia los siglos XV y XVI. Se encontró envuelta por las nuevas ideas que surgieron con el Renacimiento.

Contexto de Nicolás Maquiavelo

Durante la época aparecen personajes importantes que dan pie a una época moderna, entre ellos Nicolás Maquiavelo, cuya aportación más importante es en el aspecto político con su obra El Príncipe.

Sin embargo, no es lo único que logró, sino que diferente a lo que se plasma en esta obra, se encuentra una comedia titulada La Mandrágora. La época que le toca vivir es de transición donde antes la ideología y la forma de vivir giraban en torno a lo divino y luego cambia para que el hombre se considere el centro universal.

Obra y vida del autor de El Príncipe

En Maquiavelo se nota el anh…