Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2008

Ella

Ella es gentil, su naturaleza en lo particular me tranquiliza. Hablar de ella, o de alguien en general, creo que siempre es difícil, uno nunca puede ser objetivo, siempre los sentimientos o sensaciones le ganan a la objetividad. Está bien, trataré de hablar de ella, la que se encuentra al otro lado de la historia, al otro lado de la tierra. Ella no sabe, pero sabe. Huele a ¿cómo describirlo? No vuela. Calla. Habla. Observa. Desvía la mirada. Besa. Acaricia. Siente. Alardea. Siente. No sabe. No sabe en verdad. ¿Qué es lo que no sabe? No sabe lo de la otra. Ella. Duele. Le duele. Respira. Aspira. Enloquece. Me enloquece. Escucha. La escucho. Ella. Tantas cosas. Ella no sabe. Es mejor que no sepa. Ella. Quiere. Ama. Tal vez. No sabe. ¿qué no sabe? Que la huelo. Que la respiro. Y ya no estoy hablando de ella, ella ya no habla de ella, de nuevo la tercera voz. Ahora sí. Ella. ¿Quién es ella? Una desconocida. Muy conocida. No del todo. No como yo quisiera. No puedo hablar de ella. Ella ama.…
A propósito de mandar este texto (no inscrito en este blog) a Lis:

Antes de todo, y sabiendo que ella lo leerá, me predispongo a soltar, dejarme llevar por la corriente de mi conciencia, la libertad, ¿qué es? Cualquier cosa. Estoy ausente de lo que pasa alrededor, me siento bien, conmigo. Me siento mal sin ella. Y no me da pena que los que tengo enfrente me vean soltar esas gotas saladas de las que no hay explicación para que existan. Gotas saladas, sí, eso son. Pero no quiero parecer cursi, nunca lo he querido, siempre lucho contra eso en mi escritura. Ahora mismo no sé qué agregar, lo tengo en la cabeza pero mis manos escriben otra cosa, están en contra de mí, ellas saben que ella leerá este escrito y no quieren que lo sepa, yo, ¿quién soy yo? ¿Qué lucha contra mis manos? ¿mis manos? ¿quién es la dueñas de esas manos que dicen “mis manos”? Pues ellas escriben automáticamente sin hacerme caso, yo quisiera escribir tantas cosas de ella, pausa. ¿Que por qué lloro? Una sonrisa aparece ju…