Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2006

Poema

Porque también la vida llora
cuestiona cada gota que se eleva

Así la gota nos cuestiona
y es sin repuesta que lloramos

Lo otro

Uno no puede ser entre los otros
Tú eres lo que el otro cree
El otro te piensa y eres,

No eres sin el otro
Y lo que tu crees, sólo tú lo crees

No importa lo que creas, porque sólo tú lo crees

Ojala un día vuelvas a encontrar al otro
y le muestres lo que creías ser

Siempre espera a que llegue
Como escribir el pensamiento

Claustro

No viviré a deshora
Dormiré
Hasta que el azul me ciegue
Y el cristal se quede sin ventana
Tras el encierro de mi respiración.

Escucharé el sermón del dictador
Mientras una melodía en la carta
Amenace sutilmente la vida.

Cuando el silencio llegue
Caerán los techos sobre el agua

Avanzará el verdugo cabizbajo
Que se piensa autor del albedrío

No importará mi voz
Pues es voz muerta y refugiada

Perdido en el torbellino frangible
Contaré los espacios y nada cambiará

El recuerdo ausente pedirá
Clamará
Por la apariencia de su insignia
Regocijándose, formará parte
del claustro
donde ni yo ni mi silencio estamos.

Invocación y evocación de la infancia en Las confesiones de un pequeño filósofo

“Tenemos el poder de evocar
de manera voluntaria un pasado que se hunde en los comienzos de nuestro vivir”
Luis Abad Carretero
En la etapa adulta, al hombre le interesa un bienestar en el ámbito económico y social, es muy raro que de un vistazo atrás y se de cuenta que un poco de juego en la vida no estaría nada mal. Esa mirada atrás es la infancia, los recuerdos que en el trayecto de su vida se han perdido y que tal vez se necesiten para salir de la monotonía.

En el libro niñez y filosofía, Luis Abad Carretero distingue tres ritmos en la vida del hombre: común, personal y creador, siendo el primero el que llevamos en nuestra vida diaria, el que es imperado por la ideología del adulto; el personal es cuando salimos de la vida social y se dedica al hombre mismo, y el creador sólo se da por la memoria o la fantasía. Es este último el que va encaminado al regreso a la infancia, pues cómo, si no es recordando, podemos volver a vivir momentos de nuestra niñez. A través de la memoria y la imagi…