Ir al contenido principal

El Tipo

Si hubiera aceptado comer con el Tipo (o sea tragar, porque se atasca de comida), llegaríamos al restaurante de siempre, donde la música en vivo está como para dormirse.

Y aunque traga como cochino en engorda, no se le nota más que una panza de chelero (a no ser que se vista de traje).

El Tipo habría pedido dos cervezas para empezar y una caja de cigarros, que posteriormente se terminaría en cuatro horas, mismas en las que a parte de comer y beber, platicaríamos (qué obvio). Pero lo bueno es que iniciaríamos la charla con “qué calor hace ¿no crees?”, “sí, con este clima caen muy bien unas chelas”. Hasta hablar de cómo la duda te sabe a ausencia (así de filosóficas son nuestras charlas).

El Tipo es más chaparro que yo, aunque no tanto, eso me hace sentir algo incómoda, excepto algunas veces (chiquito pero picoso).

Tiene muchas personalidades, ya sea cuando es todo un “caballero” (con las “damas”, ciertamente), ya cuando con sus amigos es el más experto en chistes y albures o un conocedor de ciencias y artes.

A mí me gusta la mezcla que hace con todas, cabalbureroartístico. Su sonrisa casi siempre (si no es que siempre), es perversa, pero lleva algo de astucia; como los lobos que fingen ser ovejas.

Después de la segunda cerveza ya estaríamos platicando de las relaciones tenidas hasta entonces, por supuesto después del último encuentro que tuvimos.

Se pasaría todo el rato mirándome con una sonrisita, casi diciendo ¿qué?, muy extrañado, como si quisiera conocerme aún más (¿no basta con los encuentros fortutitos?).

Como ya sería tarde para estar todavía ahí, decidiríamos seguirle en un bar. Al salir el Tipo me tomaría de la cintura y caminaríamos por las calles deteniéndonos cada vez que hubiera una obra (entiéndase cualquiera) para contemplar.

Me hablaría al oído algunas veces, en cualquier momento, tal vez nos sentaríamos por ahí, a fumar el último cigarro.

Al llegar al bar, escogería la barra, “en la barra todo es mejor”, según dice; pediría otra caja de cigarros (parece una locomotora) y nuestras respectivas bebidas.

Sobre la pared, al otro lado de la barra, mezclándose entre botellas, estaría un gran espejo: frente a él, sin dejar de mirarlo me abraza y me besa (¿será por eso que le gusta la barra?).

Habría música andina en vivo y, al terminar cada pieza, sólo el tipo aplaudiría y me contaría sobre sus amigos músicos, de anécdotas increíbles, como cuando estaban en una exposición de pintura, a la que llegaron no más de seis personas, y se armó el desmadre (me refiero a las vomitadas y todo eso).

Ya bien entrados nos cerrarían el bar, y ni modo de irme yo sola a mi casa y “tan lejos”.

Me invitaría a pasar la noche en la suya y “al siguiente día veremos”. Lo de siempre: más bebida y luego coger (¡ah, qué gozo!).

Pero no. Tuve que hacerle caso a eso que todos llaman intuición femenina (pero resultó peor) y decidí no ir. “Ai para la otra será, guardaré mis bríos”. Ahora sé por qué dicen que si se presenta la ocasión tómala. No estaría en esta cama de hospital, toda fracturada a causa del maldito e irresponsable taxista, lamentándome y disgustada por no poder mover ni mi linda cara.

Comentarios

Anónimo dijo…
Your blog is really pleasant! Keep up this great work. Here's what a lot of people are searching for: scommesse . More than scommesse
Anónimo dijo…
bueno si de pistiadas y de cogidas estaria este mundo , llevariamos a cabo cada encuentro ( " fortuito" como lo cometa ( el , la ) autor ( a) seriamos felices , con cada acometida y venida de espiritu salvaje y nuestras vidas no estaria al despoje de los hambrientos y estupidos comentarios de los demas , ... eso aunque nos partamos la madre en un taxi... mejor a chupar , mamar y coger que no sabemos cuando el mundo se nos va a acabar.
Nacho dijo…
Definitivamente los "encuentros fortuitos entre culos que acaban en cama..." son mejores que los "fortísimos encuentros entre vehículos que te dejan en la cama".

Entradas más populares de este blog

Escribir versos ¿Cómo escribir poesía?

No existen fórmulas oficiales para escribir versos o un poema pero sí ejercicios para desarrollar la imaginación y creación de versos a partir de palabras.
Todos los oficios requieren de ensayar y practicar una y otra vez con lo que se trabaja para que el resultado final sea como cada quien lo quiere. Para ello también es importante descubrir cuál es el fin que se persigue, por ejemplo si se quiere ser el mejor en el oficio que se practica, tener reconocimiento de la comunidad a la que se pertenece, mejorar la economía personal, etc.

El oficio de la escritura, como todos los demás, requiere de mucha práctica y de un plus, que es la lectura. Si se habla específicamente de la poesía, conlleva una mayor dificultad, pues este género puede o no gustar a muchos, por lo que el poeta o escritor tendrá que buscar a sus propios lectores.

Qué es poesía y cómo escribir versos

Definir poesía en la actualidad es difícil. Las normas aceptadas para decir que algo es poesía son variables. Los concepto…

La literatura de terror: orígenes y autores

La literatura de terror, también llamada gótica, tiene como elementos esenciales y característicos la aparición de seres sobrenaturales. Existen muchos autores que han incursionado en este género añadiendo a la tradición literaria nuevos elementos, estructuras, formas y temas que convergen en un solo camino: el terror. Otra característica esencial es que infunden el miedo psicológico entre sus lectores.

El origen, adaptación de la mitología de los antiguos griegos

En sus orígenes, entre los pueblos de la Europa central y del norte, surgieron cierto tipo de narraciones, historias contadas de boca en boca y no plasmadas en el papel hasta el siglo XIII, sin tomar en cuenta el Libro de los muertos de la cultura egipcia, o el Libro de Enoch de los hebreos.

Estas narraciones adaptaban la mitología de los antiguos griegos al mundo en que eran expresadas, es así como surgieron las historias de vampiros, brujas y hombres lobo, entre otros seres fantásticos creados por una imaginación colectiva…

'La Mandrágora' de Maquiavelo: aspectos generales

Maquiavelo se infiltra en la burguesía, es el poeta satírico moderno, su crítica es hacia las clases sociales, ridiculiza a la ciencia y a la religión en La Mandrágora.
Según Jacques Pirenne, la ciudad de Florencia se considera como el centro político y cultural por excelencia hacia los siglos XV y XVI. Se encontró envuelta por las nuevas ideas que surgieron con el Renacimiento.

Contexto de Nicolás Maquiavelo

Durante la época aparecen personajes importantes que dan pie a una época moderna, entre ellos Nicolás Maquiavelo, cuya aportación más importante es en el aspecto político con su obra El Príncipe.

Sin embargo, no es lo único que logró, sino que diferente a lo que se plasma en esta obra, se encuentra una comedia titulada La Mandrágora. La época que le toca vivir es de transición donde antes la ideología y la forma de vivir giraban en torno a lo divino y luego cambia para que el hombre se considere el centro universal.

Obra y vida del autor de El Príncipe

En Maquiavelo se nota el anh…